¿Qué es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC, y cómo diagnosticarla?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, también conocida como EPOC, es una enfermedad de las vías respiratorias. El principal síntoma de esta enfermedad es la inflamación de estas vías, lo cual hace que no entre suficiente oxígeno. La causa principal es por la inhalación de gases tóxicos, siendo el humo del cigarrillo el número uno.

La EPOC es una enfermedad prevenible y tratable. Sin embargo, representa un grave problema de salud pública, pues es la cuarta causa de mortalidad general a nivel mundial. En el mundo existen 328.615.000 pacientes diagnosticados con EPOC.

Según el Ministerio de Salud, se estima que 9 de cada 100 colombianos mayores de 40 años presentan esta enfermedad. Es muy difícil de diagnosticar la EPOC porque es muy similar a otras enfermedades que afectan el aparato respiratorio. Por esta razón, puede haber una confusión en el diagnóstico.

Los síntomas son:

  • Presencia de disnea o dificultad para respirar.
  • Tos crónica constante acompañada de expectoración mucosa.
  • Murmullo vesicular o ruidos respiratorios.


Un primer examen no revela datos significativos sobre la enfermedad. Sin embargo, a medida que progresa la enfermedad, puede diagnosticarse por medio de la auscultación. Este es un procedimiento clínico que utiliza el estetoscopio, u otros instrumentos, para escuchar y valorar los ruidos provenientes del tórax y el abdomen. A medida que la EPOC progresa, se evidencia una disminución de murmullo vesicular a nivel torácico y la existencia de ruidos respiratorios como roncus o sibilantes pulmonares. (Murphy, D. E. et al., 2013)

Es importante que el médico tenga en cuenta diagnósticos diferenciales para identificar entre EPOC y otras enfermedades (Prat, 2013). Los síntomas se asemejan a los de:

  • Asma bronquial: es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias. Es curable y se caracteriza por la dificultad para respirar, opresión o dolor en el pecho, tos y sibilancia. Este último es un sonido agudo y chillón que se produce cuando el aire pasa por las vías respiratorias estrechas por la inflamación. (Prat, 2013)
  • Bronquiectasia: se define como la dilatación anormal e irreversible de los bronquios, que está acompañada de la destrucción de la pared muscular de estos. La presencia de episodios de dificultad para respirar, dolor en el pecho y tos, que puede ser seca o con mucosidad, son algunos de sus síntomas. Así mismo, puede presentar ruidos pulmonares patológicos. Estos son ruidos sordos, cortos (<0,25 s), interrumpidos, producidos por una igualación súbita de las presiones de los gases entre dos áreas pulmonares.
  • Fibrosis quística: es una enfermedad hereditaria. Puede afectar a diversos órganos y estructuras corporales, incluyendo el pulmón. Se caracteriza por el aumento de la viscosidad de la mucosa pulmonar, produciendo la obstrucción de las vías respiratorias, dificultad para respirar, tos, agregados pulmonares e infecciones respiratorias.

La similitud entre las manifestaciones clínicas de la EPOC y otras enfermedades respiratorias pueden causar un diagnóstico erróneo. La principal razón de esto es basarse solo en las manifestaciones clínicas, el examen físico, los antecedentes del paciente y la exposición a factores de riesgo -como el cigarrillo- omitiendo el uso de ciertas herramientas y métodos que facilitan el reconocimiento adecuado de esta patología. Es necesario que los médicos analicen a mayor profundidad los resultados de los exámenes para no dar resultados genéricos.

La espirometría es uno de los exámenes más reconocidos. Este permite diagnosticar enfermedades respiratorias dependiendo de la cantidad de aire inhalado o espirado por una persona. En términos generales, el paciente debe posicionar el espirómetro en su boca, respirar y, cuando se le indique, soplar lo más fuerte que pueda. Esto se hará más de una vez para analizar los resultados y tener siempre el mismo valor. No aplicar el examen de espirometría no solo puede traer errores en el diagnóstico, sino que también influye en los errores que hay al momento de conocer la tasa de morbilidad (número de personas que tiene una enfermedad).

También se puede diagnosticar esta enfermedad por medio de una exploración física, un análisis de la historia clínica, una prueba de laboratorio, radiografía de tórax o una tomografía computarizada (TAC). También existen algunas pruebas de función pulmonar como: pletismografía corporal, medición de volumen pulmonar o la oximetría, que mide la cantidad de oxígeno en la sangre.

Ahora, ¿por qué es de gran cuidado dar un análisis adecuado? La respuesta es muy sencilla, resultados equivocados pueden llevar al consumo de fármacos innecesarios.Esto afecta la vida de la persona a nivel monetario y retrasa el tratamiento adecuado.

En conclusión, si fumas o permaneces en ambientes contaminados o húmedos, trata de hacer un cambio. Modifica la dieta que has llevado, controla tu peso, mantente activo, controla las bebidas alcohólicas y sé constante con el tratamiento prescrito por tu médico. Esto es un consejo para que mejores tu calidad de vida y estés muy saludable.

Jorge Gonzalez
Médico Cirujano
Matricula Médica: 117655
COMEZU: 18216