Recomendaciones de uso

Descubre cómo utilizar y almacenar de manera segura los medicamentos que reclamas.

Almacenamiento de medicamentos

Sigue los siguientes tips para almacenar tus medicamentos y así evitar su deterioro. Así garantizas que sean seguros para ti cuando los consumas.

Revisa y lee las etiquetas de los medicamentos para conocer las recomendaciones de almacenamiento y uso dadas por el fabricante.

Ubica los medicamentos en un sitio seguro, fresco y seco fuera del alcance de los niños (armario, mesa de noche, entre otros), sin exposición directa a los rayos solares o a fuentes de luz como lámparas y bombillos. El calor y la humedad afectan la calidad de los medicamentos generando que pierdan su efecto y funcionamiento esperado (efectividad terapéutica).

Revisa constantemente el estado del medicamento. Si se presentan cambios de color, olor o sabor no lo utilices. El baño y lugares húmedos no son lugares adecuados para el almacenamiento.

Conserva los medicamentos en el envase original hasta que finalices su uso. No los envases en frascos que se puedan confundir con otros productos.

Medicamentos refrigerados

Si tienes medicamentos que requieren ser almacenados en la nevera de tu casa y entre rangos de temperatura de 2°C a 8°C (refrigeración) ten en cuenta las siguientes recomendaciones.

Si es la primera entrega del medicamento, la droguería podrá proporcionarte los elementos para la conservación de la cadena de frío (nevera de icopor, portátil y geles de refrigeración). Para las siguientes entregas no olvides llevar contigo estos elementos pues son necesarios para conservar la cadena de frío y garantizan la calidad, efectividad y seguridad del medicamento.

Cuando reclames tu medicamento dirígete de manera inmediata a tu casa con el fin de no perder la cadena de frío.

Al llegar a tu hogar traslada lo más rápido que puedas el medicamento de la nevera portátil a la nevera de tu casa. Asegúrate de ubicarlo, preferiblemente, en el centro y sobre una bandeja, bolsa o recipiente plástico limpio y seco, siempre alejado de los alimentos. Evita usar la puerta de la nevera para este fin, ya que en esta zona no se garantiza la temperatura requerida. No los ubiques en el congelador, a menos que tu médico o personal de la droguería te lo indique de manera específica.

Si necesitas transportar el medicamento utiliza los geles de refrigeración asegurándote antes que estén congelados. Procura ubicarlos siempre el congelador antes de ser usados (no menos de 24 horas). Así lograrás que la temperatura de tu medicamento se conserve gracias a los geles.

Ten en cuenta que el medicamento no debe tener contacto directo con el gel congelado. Utiliza materiales como bolsas plásticas, cartón o papel para protegerlo.

Uso adecuado de medicamentos

En Cruz Verde queremos ayudarte y pensamos en tu bienestar. Por eso compartimos contigo algunas recomendaciones que te servirán para garantizar el uso seguro de tus medicamentos.

Si presentas algún evento adverso como por ejemplo un malestar o síntoma extraño debido al consumo de un medicamento, repórtalo inmediatamente a tu médico y al establecimiento donde fue reclamado.

Antes de consumir el medicamento lee cuidadosamente sus instrucciones, contraindicaciones y advertencias.

Cuando reclames tus medicamentos revisa que correspondan a lo solicitado o formulado por tu médico: nombre, concentración (unidad de medida del producto – miligramos, Unidades Internacionales UI), forma farmacéutica (cápsulas, tabletas, jarabes, etc.) y cantidad. También verifica la fecha de vencimiento de los medicamentos para asegurarte que te permita terminar el tratamiento en el tiempo estipulado.

Los medicamentos líquidos requieren ser medidos previo a ser tomados. Si cuando lo reclames no te entregan el instrumento dosificador (copa, cuchara, gotero, jeringa), en las instrucciones se indicará la forma de medir y administrar la dosis del medicamento.

Si se trata de un medicamento sólido no lo tritures ni mastiques. Utiliza un vaso de agua o líquido de tu preferencia para tomarlo.

Sé cuidadoso si debes suministrarle medicamentos a algún niño/a. Asegúrate de entender la cantidad prescrita: gotas, cucharadita, o la medida respectiva.

Consulta a tu médico si no observas mejoría al finalizar tu tratamiento o si presentas complicaciones de cualquier tipo durante el mismo.

No te automediques. Evita todo tipo de medicamentos no recomendados por tu médico, especialmente los de tipo inyectable.

Cuando reclames tus medicamentos recuerda verificarlos antes de salir del punto físico. Los medicamentos son productos perecederos y no tienen cambio si los recibes a satisfacción.

Proceso de desecho de medicamentos

Te explicamos que debes hacer para desechar los medicamentos parcialmente consumidos, no utilizados o vencidos. Ten en cuenta la siguiente información.

Los medicamentos y sus envolturas (envases o empaques) son considerados por la normatividad colombiana e internacional como residuos peligrosos. Por esta razón, no podemos desecharlos en desagües o canecas pues generarían efectos negativos en el medio ambiente y en la salud pública.

Desecharlos de manera incorrecta puede ser una oportunidad para que personas inescrupulosas reutilicen o falsifiquen estos medicamentos.

En Colombia existen programas posconsumo que permiten desechar de forma segura los medicamentos parcialmente consumidos, no utilizados (por cambios en el tratamiento del paciente) o vencidos. Para tal fin, están disponibles los contenedores Punto Azul, ubicados en puntos específicos: centros comerciales, algunas droguerías, IPS y en la Secretaría de Salud.

¿Cómo desechar los medicamentos en un contenedor Punto Azul?

Para este proceso debes tener en cuenta lo siguiente.

Empaca los medicamentos vencidos, empaques y cajas, frascos y ampolletas en una bolsa resistente.

Verifica que los frascos y envases que contengan líquidos estén bien cerrados.

Destruye parcialmente las etiquetas y marcas para evitar su falsificación.

Deposita los residuos en el contenedor, y verifica que pasen por el sistema de protección. Así evitas que sean extraídos y posteriormente falsificados.

Si la bolsa en la que empacaste los residuos contiene líquidos o sólidos relacionados con los medicamentos, deposita también la bolsa. En caso contrario, puedes depositarla en un contenedor para residuos de plástico que pueden ser reciclados.

Para más información diligencia nuestro formulario (opción Consulta con un Químico farmacéutico) o visita el punto físico en el que reclamaste el medicamento y acércate al regente o auxiliar de farmacia.

Comunícate con nuestra línea de Uso Seguro

Pensando en ti, hemos creado este espacio para ayudarte a solucionar tus dudas. Llámanos* al número 4430200 en Bogotá o al 018000999991 a nivel nacional, y selecciona la opción número 4.

*Cruz Verde pone a tu disposición la línea de Uso seguro, que es netamente informativa. Sin embargo, ten en cuenta que esta orientación no suple la atención médica y no se compromete con resultados, beneficios, daños o riesgos que se puedan generar con el uso de los productos consultados. Recuerda siempre acudir a tu médico tratante para que evalúe tu condición de salud.

Volver al menú de Usuarios EPS